El cuerpo de las mujeres se puede vestir de dos maneras: con chambra o con blusa y corpiño.

Chambra
Con la tela que tenían, hacían la chambra según les gustaba: con mangas jamón, pegadas o huecas, con canesú, lorzas, de cuadros, a rayas… También podían ponerle vivos o cintas al bies, pero la chambra era una blusa amplia que la vestían por encima de la falda y ceñida a la cintura con el delantal.
En invierno, para protegerse del frío, se hacían una chaqueta de paño un poco floja, y podían adornarla con un pañuelo en el cuello.
Encima de la chambra también podían llevar un kaiku (chaqueta de punto tejida con lana).

blusa


Blusa y corpiño

El corpiño (que no chaleco) es una prenda interior que usaban las mujeres de la época. Lo hacían con restos de tela que tenían en casa, por eso suelen ser de colores. Se ajustaba al cuerpo con cordones, pero dejaba ver la blusa por la parte delantera unos 3 cm.
Debajo del corpiño llevaban la blusa interior: de hilo y sin cuello. Podían adornar el remate del cuello con hilo azul o rojo. Las blusas son amplias, recogidas en el cuello y con mangas también muy amplias. La tela de las mangas se recogía en la parte superior y en los puños utilizando nido de abeja con hilo de color blanco, azul o rojo (al igual que en el cuello). Estas blusas no pueden ir por encima de la falda ni sin corpiño o jubón, ya que no tiene una terminación adecuada para ello.

Blusas y corpiñosManga blusa

Jubón
Encima de la blusa y del corpiño, llevaban el jubón. El jubón es una chaquetilla totalmente ceñida al cuerpo de la mujer y de mangas entalladas. Se ataba con cordones; quedaba abierta por la parte delantera −unos 3 cm− y dejaba ver un poco la blusa. Se podía adornar el cuello con un pañuelo estampado.


jubón

 


En ambos casos
Podían llevar un pañuelo por los hombros, pero no ataban las puntas con un nudo, sino que se lo sujetaban con un broche o metiendo los picos por debajo del delantal (por lo que no eran pequeños).
En invierno, si hacía mucho frío, usaban mantones muy grandes con los que se tapaban todo el cuerpo. Podían ser de franela, de paño, con dibujos de colores, cachemires, rayas… lo que encontraban en la época.

Una aclaración
La blusa de color, estampada o lisa, con cuello, y adornos de puntillas, etc.,. nunca se llevaba con el corpiño.