El traje de hombre se compone de cinco piezas además del calzado y la txapela: pantalón, camisa, gerriko, chaleco y/o blusón.

Pantalón
Puede ser un pantalón flojo de paño fino, franela o hilo o lino (dependiendo de la época del año); liso o mil rayas. También en algunas zonas había costumbre de adornar los pantalones con una cinta de color puesta en los laterales, de arriba abajo.
Al igual que las mujeres, también acostumbraban a remendar los pantalones con petachos.pantalón
Lo único especial que tiene el pantalón es la forma de atar. En aquella época no existían cremalleras, por lo que no tenían la bragueta que conocemos nosotros. En la parte delantera llevaban una tapeta que se sujetaba con botones.
No usaban cinturón, pero sí usaban gerriko. Era ancho y se lo apretaban mucho, ya que su función era sujetar los riñones cuando estaban trabajando. No se lo ataban con un nudo

camisa


Camisa

Llevaban camisas flojas con mucha tela de hilo o lino, que solían tejer en el caserío. Las mangas eran anchas y en la parte delantera tenían una pechera con vainicas, lorzas, etc.

Chaleco
Por encima de la camisa solían llevar un chaleco.

Blusón
No eran de raso negro como durante muchos años hemos estado viendo, sino que eran de tela de algodón (también podían llevar rayas). Para adornarlos, usaban botones y cintas al bies sacados de la misma tela del blusón.kaiku

Chaqueta
Para el frío, usaban una chaqueta de paño, y la ribeteaban con otra cinta haciendo contraste con el color de la chaqueta. Solían ser lisas y podían tener una pequeña solapa en la parte alta del cuello.

Kaiku
Otra forma de protegerse del frío era usando chaquetas de lana tejidas por ellos mismos. Normalmente eran de color azul con adornos en rojo y borlas de lana para sujetarla.