Durante el año, hacemos uso de nuestros trajes tradicionales en varias ocasiones: Santa Águeda, Euskal Jaiak, Santo Tomás, Olentzero… No nos disfrazamos, sino que nos vestimos como se vestían antaño para recrear las fiestas de nuestros antepasados.